Festival Nacional de Gaitas Francisco Llirene
La historia del Festival tiene sus antecedentes en la época precolombina, los territorios donde hoy se encuentra Ovejas, fué foco de expansión de la tribu Zenú, quienes elaboraban y ejecutaban la gaita o chuana, hecho corroborado por el hallazgo de la figura de oro ”Tumbaga” entre los cerros Vilú y Almagra (1989). Luego en la conquista y colonización, el instrumento aborigen se mezcló con los tambores de los negros esclavos, que buscaban su libertad en Montes de María, y luego con el canto español, dándose así, lo que hoy se conoce como trietnia, el encuentro de las tres culturas, legado que heredaron los campesinos de la región que hacían sonar sus gaitas y tambores, en las velaciones en agradecimiento a su patrón San  Francisco de Asís y a el niño Dios de bombacho por los favores recibidos en la cosecha y la salud.

En los años 80 los exponentes de este género musical estaban muriéndose en el anonimato y llevándose consigo estos saberes, fue entonces cuando se gestó todo un movimiento de rescate desde Ovejas, lo que llevó a la realización del 1er Festival Nacional de Gaitas en el mes de Octubre el año 1985

Como todo comienzo, ésta fue una edición que se realizó con muchas dificultades como era de esperarse, se tenía la tarea de vencer el escepticismo de algunas personas que catalogaban a la realización del evento como una simple embelequería de los señores Domingo Rodríguez, José Álvarez Ortega, Amalfi Vásquez Martínez, Alejandro Pineda Cárdenas, Aníbal Cabrera Fontalvo, Antonio Cabrera Fontalvo, Guillermo Vásquez Sierra, Jorge Cadena Palencia y Modesto Cháves Montes, quienes aparecen firmando el acta de constitución de la organización del Festival y en compañía de otros Ovejeros quienes los rodearon y apoyaron sin ambiciones de aparecer en los registros históricos y coadyuvaron a la realización del primer evento. 

Aparte de resucitar un género musical que se encontraba en el anonimato, éstos señores, sintieron la necesidad histórica de rescatar nuestras tradiciones folklóricas especialmente aquellas que estaban íntimamente relacionadas con el género de gaita y de paso revivir la actividad musical, motivando la organización de  grupos que se encontraban dispersos en la región.

En este primer evento se presentaron más de doce grupos de gaita provenientes de Ovejas, San  Jacinto, San  Pelayo, Santa Lucía del Guamo, Cartagena y el Carmen de Bolívar. Los primeros jurados que intervinieron en el Festival Nacional de Gaitas “Francisco Llirene” fueron los señores Manuel Huertas Vergara, Ignacio “Nacho” Paredes, Guillermo Valencia Salgado “Compae Goyo” y José Ramón Mercado, entre otros.
Para ese año se adoptó el nombre de Festival Nacional de Gaitas “Francisco Llirene” en homenaje a un famoso tamborilero que siempre mantuvo viva la costumbre de amenizar con los melodiosos bajones y repiques de su tambor alegre los tradicionales “Bailes Cantaos” y las inolvidables ruedas de gaitas.